domingo, 14 de mayo de 2017

Érase una vez una mañana de primavera en el Parque del Agua, 14.5.17


Érase una vez un parque que surgió en Zaragoza a raiz de la Expo del año 2008. Ahora viven en él muchas especies animales así como muchos árboles y flores en primavera. Las rosas adornan la plaza de Lucas Miret. Pero bajo la imponente torre, que aquí vemos engalanada,




encontramos un lago lleno de vida...


Hola a todos. Soy uno de los cisnes que lleva ya tiempo viviendo en el parque. Me lo sé tan bien, que voy a guiaros en la visita y a presentaros a algunos de mis amigos.


Aquí tenemos a un pequeño pez nacido este año. Aquí convivimos en armonía los cisnes, los patos, las fochas y las carpas, siempre y cuando no estemos hambrientos. Cuando vienen los niños a vernos y nos tiran pan, vamos todos a la caza y captura de tan preciado tesoro.


Aqui está la focha (o polla de agua) solitaria. Dicen que se llaman de una manera o de otra según el color del pico pero, siendo un cisne, tampoco me preocupo mucho de eso.


Huye ante la presencia de cualquier compañeto de baño. Así de huidiza es.



Y este amigo, ¿qué estará buscando?


Estos son mis amigos el señor y la señora cisne. Se están aseando porque esta tarde tienen visita de unos primos lejanos del norte.


Un poco de gimnasia matutina para estar en forma. Mejor vamos a seguir la ruta porque creo que la señora cisne no está cómoda con nuestra presencia.


En efecto, nos dan la espalda. Dejemos que sigan con su aseo.


La mayoría pasamos el día aquí en el lago y los canales de agua.


Este es mi amigo el gorrión. El y su extensa familia se acercan cuando algún visitante viene con su bolsa de pan a traernos ese alimento que tanto nos gusta y que tan mal nos sienta. Aprovecho para deciros que el pan no es bueno para nosotros.



Este pato que veis es macho y de los más numerosos del parque. Si véis un patito marrón a su lado, es la hembra, su pareja.


Y ahora en primavera, época de reproducción, es común ver parejas rodeadas de muchos patitos


Como éste. Por desgracia, no todos sobreviven. Algunos depredadores ven en ellos alimento apetitoso y de fácil captura.


Señores, hagan el favor de no invadir más nuestra intimidad.


¡Pues a nosotros las fotos nos encantan! Si alguien nos deja un móvil, nos hacemos un selfie.


¡Qué verguenza!, ¡Agua, trágame!


Mi compañero el cisne se está engalanando.


Vamos a ver que más amigos hay en el parque.

¡Hola!


A mi casi no me hacen fotos porque soy un pato poco agraciado. Yo poso todo lo que queráis.



En cualquier zona del parque donde haya agua, están nadando nuestras amigas las carpas.

Conviviendo con toda clase de patos y patitos.



Grandes y pequeños. Verdes, marrones o negros.


Y ahora acompañadme a otra zona del parque y os presento a un amigo.


Sigue con tu aseo que me voy con estos amigos de paseo.


Hasta luego compañero.


A veces estos de las canoas invaden nuestro terreno y hay que esquivarlos como buenamente se puede.


Acompañadme por aquí.


¡Mirad qué vistas tan bonitas!


Llevamos ya un rato en el parque caminando, seguramente tendréis hambre. Tenemos huerto, ¿recogemos algo de verdura para después?


De postre os puedo ofrecer unas cerezas.


Aunque todavía están un poco verdes y dicen que son amargas, espero que sean de vuestro agrado.



Y después de comer, un buen descanso.


Con buenas vistas


Un lugar perfecto anti estress, ¿verdad? Sigamos el paseo.


Adelante, entremos a casa de mi amigo.


¡Hola!, ¿venis a montar a caballo? Yo tengo hoy poco trabajo, han venido pocos niños.


En parte lo prefiero, porque así descanso. ¿Me habéis traido algo para comer?


Por esta vez os perdono pero la próxima traedme algo que sino me aburro. Gracias por venir a verme y qué disfrutéis de vuestra visita por el parque.


Yo aquí con mi dueño de paseo. No vivo aquí pero vengo a diario a pasear. Hay muchos animales, así que, las fotos a los demás por favor.


Adiós. El próximo día que nos vengáis a ver seremos mucho más mayores. Traed pan.


No os vayáis sin saludarme. Antes estaba durmiendo porque soy pequeño y necesito más horas de descanso.


Me voy a jugar con mis amigos. Adiós.


Yo me voy de aquí que ya vienen los pesados de las fotos. No se qué les parecería si se las hiciera yo a ellos.


Al final la recompensa llega. Hay desayuno para todos.


Vamos a alimentarnos bien no sea que los niños se porten mal y esta tarde sus padres los castiguen sin venir a vernos y sin traernos pan.


Ahí los dejamos...


Bueno amigos, espero que os haya gustado la visita. Nosotros estamos aquí siempre y os recibiremos a todos con las alas abiertas cuando queráis venir a visitarnos. Ahora me voy, que mis obligaciones me reclaman.


Os aconsejo cruzar a la otra acera para ver las rosas tan bonitas que hay a los pies de la torre del agua.

Gracias a tod@s!
Beatriz


No hay comentarios:

Publicar un comentario